Una de las tradiciones que tienen en los Dodgers es la de entregar un cinturón parecido al de la lucha libre al jugador que más haya destacado en ese partido, al final de éste. El miércoles, el cinturón y el reconocimiento fue para el cubano Yasiel Puig.

Su partido fué espectacular conectando un bambinazo de tres rayas en el primer inning y poniendo fin a la parte alta del cuarto episodio con una espectacular atrapada en el bosque derecho. Con este gran partido Puig colaboró en lo que fue una maravillosa victoria por 9-3 ante los Gigantes.

“Con lo que hizo defensivamente, y lo que puede hacer con el bate, es un jugador capaz de marcar la diferencia”, esas fueron las palabras del entrenador de Puig al finalizar el encuentro.

Como ustedes ya saben Puig ha sido objeto de muchas polémicas desde que llegase en el 2012 con el equipo de Los Ángeles dada su mala disciplina y los diversos incidentes que se produjeron con él dentro y fuera del terreno de juego. Esto también ha afectado a su juego ya que su rendimiento con el bate se ha visto mermado notablemente .

Después del intento fallido de vender a Puig este verano, los Dodgers lo mandaron a la Triple A Oklahoma City y no volvieron a convocarlo para un partido hasta el 2 de septiembre que volvía al equipo.

Desde entonces Puig ha visto como su rendimiento ha mejorado día tras día y eso lo ha notado hasta el mismo que no hace mucho declaraba que ya se llevaba mejor con todos y estaba haciendo un gran esfuerzo por cambiar las cosas que se habían estropeado con su actitud todo este tiempo. Prueba de ello es que después del partido del miércoles, muchos de sus compañeros  le reconocieron el esfuerzo realizado tanto con la entrega del nombrado cinturón como esperándolo a la salida del vestuario para felicitarlo por su gran partido.

 

Simple Share Buttons