un chico atado y arrodillado paseó durante más de una hora a cuatro patas guiado por su novia por las calles de Fuzhou, China el pasado 9 de septiembre. Ante tal escena fueron muchas las personas que se acercaron para ver qué le ocurría al individuo, que solo repetía “no soy una persona, soy un perro”, según asegura un testigo que publicó una foto del momento en la red social Weibo.

Su “ama” no parecía inmutarse frente a la indignación de los otros ciudadanos, por lo que finalmente tuvo que intervenir la policía para que liberara a su pareja. Se desconoce el motivo por el qué la pareja salió así a la calle aunque no es la primera vez que en China vemos como una persona degrada públicamente a su pareja.

Hace unas semanas la indignación fue contra un hombre que arrastraba por el suelo a una mujer tirándole del pelo sin que nadie hiciese nada por impedirlo.

Fuente: europafm.com

Simple Share Buttons