Hace un año decapitaron al niño Jesús de una iglesia de Ontario, Canadá y sin embargo está dando más que hablar la restauración en si, que el propio acto vandálico.

6_20161021vggak7

La iglesia de Sudbury está en boca de todos por la apariencia que la restauradora ha dado a la cabeza del niño Jesús. El resultado no ha convencido ni siquiera a los parroquianos, que ya han dicho que se volverá a restaurar y este estado es solo “algo provisional”. Mientras Tanto, está causando furor como imagen viral en las redes.

 

Simple Share Buttons