La primera bailarina cubana Marta García falleció la mañana de este domingo en un hospital madrileño a los 68 años de edad víctima de un cáncer de pulmón, contra el que luchó valerosamente en los últimos tiempos.

La afamada bailarina cubana nació el 7 de febrero de 1949 en el barrio habanero de Guanabacoa y su larga trayectoria la convirtió en uno de los pilares del Ballet Nacional de Cuba, perteneciendo a la segunda generación de grandes y admiradas figuras de la prestigiosa escuela.

Aunque es en 1965 cuando debuta en las filas de la compañía titular cubana en el cuerpo de baile de Coppelia -tras completar su formación de bailarina clásica en la Escuela provincial de Ballet de La Habana-, su vocación artística despuntó mucho antes.

Con apenas cinco años (1954), se hizo acreedora del Premio a la Mejor Artista Infantil, otorgado por un popular programa de la televisión de la época, para cuyas cámaras recitó, cantó, actuó y bailó danzas españolas desde sus tempranos tres años.

En 1956 se entrena en una presentación de la Academia de Ballet Alicia Alonso en el entonces Teatro Radiocentro (hoy Yara), y un año después repite con éxito esta experiencia en el Teatro América y participa en el Festival de Bailes Españoles del Teatro Fausto.

Diez años más tarde, realiza sus primeros roles de solista en Las Amigas de Gisselle; y la Danza Española y Mazurca de El lago de los cisnes.

En 1968, Marta García gana el premio juvenil en el prestigioso Concurso de Ballet de Varna (Bulgaria), certamen al que vuelve en 1970 y gana la medalla de plata. En 1971 le llega uno de sus hitos con el ballet Mascarada (Jachaturian) coreografiado por Anna Leontieva.

La bailarina Marta García.

Con el Ballet Nacional de Cuba recorrió el mundo y asumió todos los papeles protagónicos del gran repertorio clásico, de La fille mar gardée y Giselle a El lago de los cisnes, Don Quijote y La bayadera.

Ya para 1975, dos años después de ser ascendida a primera bailarina, estrena La casa de Bernarda Alba en la versión de Tenorio y en 1978 Bodas de sangre de Antonio Gades, encarnando el papel de La Novia en el debut habanero.

Junto a su esposo y partenaire Orlando Salgado, fue directora del Ballet del Teatro Colón de Buenos Aires (2001-2004) y profesora en el Instituto Superior de Danza Alicia Alonso, adscrito a la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Además del trabajo en el citado instituto, fue maestra y coreografió en el Centro Scanea, dirigido por Carmen Roche, e impartió cursos en el Conservatorio Superior de Danza María de Ávila, ambos en la capital española.

Hace poco más de dos años, la primera bailarina cubana había publicado en España sus memorias.

Comments

comments