España enviará una delegación de “alto nivel” a los actos de despedida de Fidel Castro en La Habana, según fuentes gubernamentales. La delegación estará encabezada por el rey Juan Carlos, que el martes asistirá a uno de los eventos programados por el comité organizador de las exequias en la Plaza de la Revolución. Se da la circunstancia de que Cuba es el único país latinoamericano que don Juan Carlos no pudo visitar oficialmente durante su reinado, a pesar de sus deseos. Solo estuvo en La Habana una vez, con motivo de la Cumbre Iberoamericana de 1999. Sí coincidió en muchas ocasiones con el líder cubano, que hasta el año 2000 acudió a todas las cumbres iberoamericanas, incluida la celebrada en Madrid en 1992.

La decisión de enviar al padre del Rey tiene una trascendencia política, pues don Juan Carlos será la personalidad española más relevante que pisa Cuba desde hace 18 años. En los últimos años, España se ha quedado rezagada en comparación con otros países europeos, e incluso con Estados Unidos, en las visitas de alto nivel a La Habana y ahora podría recuperar terreno.

La composición definitiva de la delegación está pendiente de que las autoridades cubanas expliquen cómo será el acto en el que está prevista la presencia de mandatarios extranjeros. Entre el lunes y el miércoles tanto los Reyes como el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, estarán de visita de Estado en Portugal.

Tras conocerse la muerte de Fidel, el Rey envió un telegrama de pésame al presidente Raúl Castro en el que subrayaba que “la gran cercanía entre Cuba y España hace que todo lo que afecte a Cuba se sienta como propio en España”. Por su parte, el presidente Mariano Rajoy subrayó en su mensaje de condolencias que el Gobierno seguirá esforzándose por fortalecer las profundas relaciones entre los dos países.

 

Simple Share Buttons