El XII Rally de Regularidad Copa Castrol 2016 tendrá lugar el próximo día 6 en La Habana, en el contexto del décimo tercer cumpleaños del Club de Automóviles Antiguos”A lo cubano”.

La cita, una de las actividades distintivas de esta agrupación reunirá en las calles capitalinas 60 autos y 15 motos clásicas que recorrerán, dentro del tráfico regular, aproximadamente 70 kilómetros en su trayecto por varios municipios de la capital, según anuncio en conferencia de prensa Alberto Gutiérrez, presidente de A lo Cubano.

Informó además sobre la participación de varias personalidades entre los que figuran Benjamín de La Peña, organizador del Rally Maya de México y propietario de un museo de autos antiguos, con larga experiencia en este tipo de evento; así como Luis Argüelles, fundador y Director del Rally Pueblos Mágicos del estado de Puebla en México.

Según se informó la línea de salida y meta se realizará desde los Jardínes de Tropicana, y el recorrido tendrá dos etapas, con una estancia en el hotel Panorama, desde donde saldrá la segunda fase hasta la meta. La arrancada está prevista para las 9.30 de la mañana.

Los participantes transitarán por calles de varios municipios con mayor importancia histórica, cultural y turística de la ciudad y deberán mostrar sus habilidades en la conducción. En tanto los pilotos deben cumplir de manera estricta el código del tránsito y serán penalizados en caso de cometer infracciones.

La Hoja de Ruta del Rally, que marca los tramos de velocidad, es secreta y será entregada a los competidores  pocos  minutos antes de su salida, evaluándose el total del recorrido, de aproximadamente dos horas y media, a una velocidad de 60/65 km por hora según explicó Dayán Gutiérrez director técnico del certamen.

Explicaron los organizadores del Rally de Regularidad que se trata de una competencia recreativa, en la cual participan dos tripulantes en cada equipo: piloto y copiloto, este último tiene la responsabilidad de hacer los cálculos necesario para determinar el tiempo ideal por donde vaya circulando el vehículo y otras operaciones del kilometraje siempre con la ayuda de instrumentos requerido para tales fines.

De igual manera el presidente de A lo Cubano enfatizó que los automóviles antiguos, más de 35 años de antigüedad, y clásicos están muy conservados, casi en su estado original, gracias a la tenacidad de sus propietarios, choferes, mecánicos, chapistas y técnicos que han hecho posible que rueden por nuestras calles, avenidas y carreteras para el uso familiar, como modo de vida al poder rentarlos al turismo, pero especialmente constituyen joyas del patrimonio de nuestro país.

Hay que tener en cuenta, dijo, que no son piezas museables. La mayoría de ese parque automotriz es de procedencia norteamericana y también europeo. Es poco probable que se encuentre otro país donde se conserven rodando en las calles carros que, con el bloqueo estadounidense, fueron condenados a desaparecer y porque además dejaron de producirse hace años.

En el contexto actual adquiere relevancia la pasión de amantes del automovilismo en la isla, especialmente los poseedores de alguno de esos fantásticos modelos, quienes constituyeron en 2003 la entonces Escudería de Autos Antiguos “A lo cubano”.

Ahora, advirtieron en la conferencia de prensa, los Rally desarrollan por la naturaleza propia del evento, una actividad turística de mucha perspectivas para Cuba en la actual coyuntura de restablecimiento de relaciones entre Estados Unidos y la Mayor de las Antillas, al tiempo que puede devenir otra fuente de ingresos a la economía nacional.

Cuba fue uno de los primeros países de América que poseyó automóviles, hace 118 años, desde que circulara el primero de que se tiene noticia, en 1898, cuando hizo su aparición en las calles de La Habana.

En ese momento las calles y los vecinos fueron testigo del ruidoso andar de un auto que se movía con bencina y a 10 Kms/hora: se trataba de un “Parisienne” francés que le había costado a su dueño nada más y nada menos que unos mil pesos, todo un capital en aquella época.

Meses después llegaría a Cuba el segundo, un “Rochet-Schneider llegado desde Lyon, pero este poseía 8 Caballos de Fuerza y se desplazaba hasta 30 Kms/Hora de velocidad, todo un acontecimiento, y en pocos meses haría su aparición un tercero que fue utilizado en la distribución de mercancías de una fábrica de Cigarrillos existente en la capital; un camioncito cerrado también marca Parisiense pero técnicamente superior al primero el cual parecía más bien un carruaje o una diligencia pero sin caballos.

Nada, lectores, hicimos y hacemos historia, en el Rally pues podremos apreciar un Ford de 1927, el auto más antiguo conservamos en el pais, a pesar de los avatares que ha atravesado el automovilismo en Cuba a más de un siglo de su introducción en la isla.

Simple Share Buttons