Neymar y Rafinha fueron dos de los protagonistas del encuentro que este sábado han disputado el Leganés y el FC Barcelona. Los dos jugadoers brasileños, ganadores del oro en Río 2016, no solo marcaron uno de los cinco goles del Barcelona en el Municipal de Butarque, sino que también protagonizaron una de las escenas polémicas del encuentro.

Rafinha y Neymar, grandes amigos y hermanos, discutieron en el terreno de juego porque el canterano inmtentó llevarse a su compatriota para evitar posible problemas con un rival. Neymar no se lo tomó bien y le dio un manotazo a Rafinha.

Acabado el encuentro, como era de esperar, Rafinha quitó hierro a la polémica y quiso resaltar que les une una gran amistad con Neymar. “Partido caliente, pelea de hermanos”, comentó el centrocampista brasileño, añadiendo ya en tono de broma que “ya no somos más amigos, lo odio”.

En este sentido, Rafinha también dijo, entre risas, que “es como mi hermano, si nos hubiéramos pegado puñetazos no hubiera pasado nada”.

Tanto Rafinha como Neymar mantienen una excelente relación y, tras la marcha de jugadores como Dani Alves, Douglas y Adriano, ya son los únicos brasileños que quedan en el plantilla y entre ellos se apoyan.

sports.es

Simple Share Buttons