Si todavía tienen un Galaxy Note 7 de Samsung más vale que tengan cuidado a la hora de subirse en un avión con el celular si viven en Estados Unidos ya desde ahora estará cometiendo un delito federal penado con hasta 10 años de prisión.

Después del anuncio de que el terminal se retiraba del mercado mundial la Administración de Seguridad de Tuberías y Materiales peligrosos y la Administración de Aviación han prohibido escrupulosamente llevarlo en un avión incluso si el terminal está apagado.

A parte de los 10 años de prisión la multa civil que conllevaría la comisión de este delito sería de unos 180.000$.

La norma no ha sido solo en territorio americano ya que en varios lugares de Australia y Europa también ha sido restringido el uso de este aparato a bordo de los aviones.

Simple Share Buttons