Si la construcción de la primera computadora cubana, la CID-201, constituyó una verdadera proeza tecnológica que abrió nuevos caminos en el desarrollo informático del país en la década de los 70, la inauguración, a finales del pasado año, de una línea híbrida para la fabricación de tabletas y computadoras portátiles evidencia las crecientes proyecciones en ese ámbito.

Este mes estarán listas las primeras Laptops Core i3, Celeron y Core i5, todas de sexta generación, así como las tabletas de ocho y diez pulgadas, cuyas producciones iniciales serán destinadas al mercado mayorista para suplir necesidades de centros estatales y organismos de la Administración Central del Estado, aunque ello ya constituye un buen paso para continuar ampliando, en la medida de las posibilidades financieras, la informatización de la sociedad.

René Cano Díaz, director general de la Empresa Industrial para la Informática, las Comunicaciones y la Electrónica (Gedeme) —entidad que tiene a su cargo el proyecto— explicó que el mismo se concretó en menos de cuatro meses, sobre todo a partir del montaje de la planta productiva y la capacitación del personal que asumiría la producción.

Agregó que en el novedoso proyecto se trabaja con la colaboración de la empresa china Haier, responsable de proveer la tecnología, el equipamiento, el know how, los laboratorios de control y de capacitar al personal, así como de garantizar las primeras materias primas para la producción.

Al propósito se une la Universidad de las Ciencias Informáticas, la cual aporta los sistemas operativos Nova y NovaDroid y las aplicaciones informáticas que soportan los equipos, dijo Cano Díaz, quien puntualizó que el país destinó el financiamiento para comprar las partes y piezas para los primeros dispositivos, más de 48 000 unidades entre los dos componentes.

500 equipos por día

El ingeniero Julio A. Rodríguez Fuertes, director de Servimática, una de las siete unidades empresariales de base de Gedeme, encargada de la fabricación de estos nuevos equipos, explicó que puede producir diariamente hasta 500, con un total anual de 120 000 unidades en un turno de trabajo, para lo cual poseen una plantilla promedio de 80 obreros. Esta unidad tiene 20 años de fundada y aquí radicó la primera línea de fabricación de computadoras del país.

Al referirse a las bondades de las Tablets de diez pulgadas, el directivo destacó que las mismas se conciben con un grupo de accesorios, como el teclado, que casi permite su conversión en una minilaptop, además de facilitar gestiones externas con salidas HDMI, entradas de puerto USB, mini USB y la capacidad de manejar externamente hasta un TB de información.

Sobre la capacitación del personal, el ingeniero Fernando Fernández Fernández, jefe del proyecto, apuntó que esta se ha realizado en varias fases. Lo primero fue el adiestramiento, durante un mes, de los principales especialistas de Gedeme que asumirían la obra en las instalaciones de la empresa china. Luego, en Cuba, se realizó la de los técnicos que están en todo el proceso productivo.

Los técnicos de la planta fueron seleccionados rigurosamente por la Empresa Nacional de Software (Desoft) lo cual se hizo desde el proceso de montaje de la línea, con el fin de garantizar la calidad de los equipos y una sostenibilidad en el trabajo, explicó Fernández Fernández, quien añadió que la fábrica se convirtió en una oportunidad de empleo, sobre todo para los más jóvenes.

Apuntó que el principal distribuidor de las producciones será la empresa Copextel, perteneciente al Ministerio de las Comunicaciones. Agregó que algo muy importante es que el convenio con la empresa Haier, por tres años, garantizará las piezas de repuesto, que serán distribuidas también por Copextel en sus servicios de posventa y garantía.

                                

Que prime la calidad

Desde la llegada del equipamiento y durante toda la fabricación existe un seguimiento pleno a la calidad, pues se realizan, aproximadamente, 27 pruebas de funcionamiento, detalló Yolanda Domínguez Llanes, especialista principal en gestión de la calidad. Los equipos que salen de la línea reciben en estos momentos varios sondeos para probar sus prestaciones.

Destacó que ese celo ayudará a garantizar los buenos resultados en el funcionamiento de los productos, para lo cual la fábrica dispone, además, de un laboratorio para certificar la durabilidad de los componentes, donde se comprueba la vida útil de las bisagras de las laptops, la conexión USB de los tablets, los botones de control externo y el tablero táctil, unido a las pruebas de temperatura, humedad y resistencia a la salinidad.

De todo el proyecto solo queda pendiente la parte de desarrollo, que garantizará la continuidad y la actualización tecnológica de todo el equipamiento con la misma empresa china, algo en lo que se labora como parte de los acuerdos de colaboración, así como en el desarrollo e implementación del sistema operativo Nova sobre la plataforma y arquitectura del procesador chino, puntualizó Fernando Fernández Fernández.

El Director general de Gedeme resaltó que existe confianza en que este proyecto dará frutos a la nación para seguir el camino a su sostenibilidad y soberanía tecnológica, y aun más, para tributar, como lo previera Fidel, a conectarnos al conocimiento y participar en una verdadera globalización de la información que signifique compartir y no excluir.

Nuevos proyectos

La construcción y montaje de aulas inteligentes para el país forma parte de otros proyectos de Gedeme para apoyar el proceso docente-educativo. El primer prototipo de aula fue presentado durante la última edición de la Feria Internacional de la Industria Cubana (Cubaindustria-2016) y sobresalió por sus excelentes resultados.

Las primeras cuatro aulas estarán destinadas a la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, al Centro de Gestión Empresarial, Superación Técnica y Administrativa, a la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría y a la Empresa de Automatización Integral. El compromiso de producción es llegar hasta 50 aulas en este 2017.

Las mismas se montan igualmente en alianza con la empresa china Haier y la UCI. Las aulas ampliarán la interrelación alumno-profesor mediante el uso de soluciones informáticas disponibles en la red y permitirán la conexión en tiempo real a plataformas virtuales. Contarán con tabletas, servidores, pizarra interactiva táctil con acceso inalámbrico wifi y un proyector de tiro corto, estructura constructiva que ofrece un ambiente de seguridad y ahorro energético.

Otro proyecto está relacionado con la producción de teléfonos móviles y fijos, para lo cual ya se estudian los sistemas de colaboración, así como continuar con la producción de lámparas led con una vida útil de diez años y el ensamblaje de máquinas de escritorio. En tal sentido 54 698 de estos últimos equipos, entre Core i3, i5, i7, todos de sexta generación, y más de 8 800 clientes ligeros (máquinas sin disco duro) fueron producidas el pasado año y comercializadas por Copextel.

Comments

comments