Si bien es cierto que la palabra ‘payaso‘ ha ido tradicionalmente ligada a la diversión, los buenos momentos y las risas, un halo de terror parece haber cubierto este término multicolor. Hace varias semanas apareció una moda en Estados Unidos y Canadá consistente en vestirse con ropa de bufón –peluca fosforita y nariz roja incluida– paraamedrentar y asustar a cualquier que tuviera la mala suerte de cruzarse con estos desagradables vecinos.

Lejos de quedarse en una práctica aislada, esta tendencia coge cada vez más fuerza. Tanto, que algunos la tildan de “epidémica” y temen –nunca mejor dicho– que alcance cotasincontrolables por parte de la Policía. Y es que ni siquiera los más pequeños se libran de ella. Las autoridades de Toronto iniciaron la semana pasada una investigación después de que un grupo denominado ‘Clowns in the 6’ (Payasos en el 6) amenazara a través de medios sociales a varios colegios de la ciudad.

El grupo amenazó a ochos colegios de la ciudad a través de Twitter, Instagram y Snapchat, lo que obligó a la Policía a aumentar el número de patrullas en torno a los centros educativos identificados. A pesar del incremento de la presencia policial, al menos un individuo disfrazado de payaso diabólico fue visto en los alrededores de un colegio de Toronto e incluso persiguió a un grupo de estudiantes a la salida de sus clases, según el padre de uno de los alumnos.

Agresiones físicas por parte de los payasos

Este incidente no es el único registrado en Norteamérica. Los más graves hablan inclusoagresiones físicas a las víctimas, que sufren en sus propias carnes los ataques de individuos vestidos de payaso diabólico. El pasado 6 de octubre, una joven denunció que un sujeto disfrazado de payaso intentó inmovilizarla y agredirla mientras se encontraba en la zona de las habitaciones de estudiantes del campus de la Universidad Estatal de Texas

En varias universidades de Estados Unidos, centenares de alumnos se han lanzado a las calles a la caza de payasos diabólicos que supuestamente merodeaban en los campus. En la localidad de Orem, en el estado de Utah, la Policía ha tenido que advertir sobre la ilegalidad de disparar contra los payasos. “Estas siete palabras nunca pensamos que tendríamos que decirlas…’Tengamos una conversación seria sobre los payasos'”, publicaron los agentes en en su página de Facebook.

El mensaje continuaba describiendo cómo la Policía había contestado decenas de dudas sobre payasos y la preocupación de las autoridades por el tono de las cuestiones planteadas. “¿Puedo disparar o actuar contra alguien que está vestido de payaso?”, preguntaban los atemorizados vecinos de la ciudad. “Esa no es un pregunta para responder sí o no. Hay muchas variables”, respondía la Policía.

Comportamientos peligrosos

La semana pasada, en una pequeña localidad de la costa del Atlántico de Canadá, un hombre disfrazado de payaso terrorífico se puso delante del vehículo que conducía una mujer identificada como Michelle Doubleday. Según declaró Doubleday a una televisión local, el individuo empezó a correr de forma amenazadora hacia su coche y ella, presa del pánico, dio marcha atrás y huyó del lugar a toda velocidad.

Pero no todo el mundo se siente amenazado por los payasos en Norteamérica. El conocido autor de novelas de terrorStephen King recurrió a Twitter para defender el buen nombre y la labor social de los payasos. “Hey, es el momento de enfriar la histeria de los payasos: la mayoría son buenos, alegran a los niños y hacen reír a las personas”, escribió King.

No cabe duda de que, ante la moda de los disfraces de payaso asesino, más de uno recurrirá a esta idea para su traje de Halloween.

Simple Share Buttons