El ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, en presencia del vicepresidente del Consejo de Ministros y titular de Economía, Ricardo Cabrisas, inauguró este lunes la 34 edición de la Feria Internacional de La Habana.

Con expositores de 73 países y un área de exhibición superior a los 28 000 metros cuadrados, cifras superiores a las del año anterior, esta muestra es la mayor de los últimos años.

El ministro aseguró que la Feria cubana es un espacio esperado por el empresariado foráneo para concertar negocios en Cuba, y esta alta presencia confirma la relevancia de Fihav como bolsa comercial más importante de la isla, el Caribe y una de las más representativas de América Latina.

Subrayó que en esta oportunidad se sobrepasaron límites físicos de Expocuba -mayor recinto ferial del país-, lo que demuestra que crece entre los hombres de negocios el interés por establecer contacto con el empresariado cubano y su confianza en el mercado y las perspectivas de desarrollo económico de la isla.

Japón, Italia y Francia, señaló, incrementan su espacio en relación con ediciones anteriores, España se ratifica como nación más representada, mientras que Etiopía, Gabón y Tanzania participan por primera vez.

El 2016 ha sido un año intenso de visitas a Cuba y de contactos de cientos de empresarios de todo el mundo, una cifra anterior desde cuando nos reunimos en la pasada edición.

La crisis internacional y otros factores externos han afectado el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país al cierre del primer semestre y compromete las proyecciones para el cierre del año.

Señaló que el acuerdo con el Club de París para la renegociación de la deuda abre una nueva etapa con estos países y facilita recibir nuevos financiamientos y créditos, y destacó que se han cumplido los compromisos de la deuda y se dan paso para sobrepasar las dificultades coyunturales.

El reciente huracán Matthew causó perjuicios económicos que repercutirán en el PIB, pero recordó que no hubo que lamentar pérdidas humanas por la acción gubernamental y de la población.

Malmierca agradeció las muestras de solidaridad y las ayudas humanitarias de países, organismos internacionales y otras entidades con vínculos con Cuba.

Asimismo, refirió que el bloqueo económico sigue vigente, provoca daños y es el principal obstáculo para la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Simple Share Buttons