El modelo de 6.2 pulgadas del Galaxy S8 será más aclamado por los usuarios que el modelo de 5.7 pulgadas, de acuerdo con información que recoge el sitio SamMobile.

En esta ocasión, el punto de diferenciación será el tamaño de la pantalla, en lugar de su estética, dice el reporte, pues se destaca que el Galaxy S8 y Galaxy S8 Plus tendrán la misma estética con costados curvos, aunque no tendrán el sufijo Edge.

En dos generaciones, Samsung ha tenido más éxito de ventas con el celular que se destaca por algo. Con el S6, Samsung descubrió que los usuarios preferían la versión Edge, y al no estar preparada, la fabricante no pudo cumplir con la demanda de las unidades curvas, dice el reporte.

Con el S7 fue una experiencia aprendida. Samsung fabricó más unidades del Galaxy S7 Edge y, según cifras de SamMobile, el 70 por ciento de todas las unidades distribuidas de esa generación fueron correspondientes al S7 Edge.

El reporte dice que Samsung estaría fabricando un mayor número de unidades del S8 Plus, al ser el modelo que en esta ocasión actuará como los Edge. Por ello, la versión de 6.2 pulgadas será mejor recibido que su contraparte, a pesar de que la única diferencia será el tamaño de pantalla. El reporte no dice un número específico de unidades a producir de cada modelo.

Además del modelo con pantalla más grande, los rumores sugieren que el S8 perderá todo botón frontal. Para suplantar al desaparecido botón –y lector incluido–, Samsung colocaría un botón en la parte trasera, a un lado de la cámara. La pantalla también sería de mayor tamaño y los biseles mínimos, para evitar aumentar mucho el tamaño del teléfono con el incremento de pulgadas en pantallas.

Su lanzamiento sucedería el 29 de marzo, en un evento dedicado y enfocado al celular, en lugar de presentarlo en el MWC a la par de los teléfono insignia de otras fabricantes como LG o Sony.

Comments

comments