Un cartel que decía: “Los sueños se hacen realidad, haré flexiones por un bate”. El jardinero cubano aceptó la propuesta y le regaló el bate al niño que seguro que no olvidará jamás ese momento.

 

Simple Share Buttons