La noche de este miércoles fue la segunda consecutiva de manifestaciones en Charlotte por la muerte de un negro a manos de la Policía y un herido en estado crítico. Pues policías y manifestantes protagonizaron un fuerte enfrentamiento en esa ciudad que pertenece al condado de Mecklenburg, la cual se encuentra conmocionada luego de que Keith Lamont Scott, un ciudadano negro de 43 años, fuera asesinado de un balazo la noche de este martes por una oficial, también negra. Según la Policía, Scott estaba armado y representaba una amenaza, pero los manifestantes creen en otra versión y aseguran que Scott sostenía un libro y no un arma.

Las protestas en Charlotte comenzaron poco después de las concentraciones en Tulsa, Oklahoma, donde Terrence Crutcher un afroamericano de 40 años, fue asesinado por la policía. Crutcher se había quedado varado con su auto en una ruta y estaba desarmado. Ante la orden de los oficiales levantó las manos, pero luego las bajó para buscar algo en el vehículo y lo ejecutaron.

En esta manifestación de Charlotte, la policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar a cientos de manifestantes que arrojaban piedras. Uno de los ciudadanos que participaba de la protesta recibió un balazo y se encontraba en estado crítico, mientras que al menos 12 agentes resultaron heridos.

La Alcaldía de Charlotte, se apresuró a aclarar que el disparo se produjo “de civil a civil” y no por fuego de policías, aunque el tiroteo tensionó los ánimos en la protesta. Por su parte el gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, declaró el estado de emergencia y ordenó el despliegue de la Guardia Nacional, un cuerpo militar en una ciudad que tiene unos 825.000 habitantes y un 35% de población negra. 

Simple Share Buttons