El circo Phénix situado en la capital francesa acaba de estrenar su nueva creación “Cirkacuba”, espectáculo con 50 artistas llegados de toda la isla, entre los cuales destacan acróbatas, malabaristas, bailarines y músicos de la Compañía Havana, agrupación perteneciente al Circo Nacional de Cuba.

Cuba ha venido a París para mostrar una faceta poco conocida de su cultura: la de las artes circenses y acrobáticas que se encuentran en todo el archipiélago antillano. Todo esto se muestra en un nuevo espectáculo del circo Phénix de París, -uno de los más grandes del mundo-. El show se presenta como un viaje festivo, a imagen del repertorio musical y caribeño. “Cirkacuba” título del show, mezcla números del circo tradicional de Cuba presentados por primera vez en Francia, pero aderezados con salsa, timba, chachachá, son y bolero.

“Esta propuesta ilustra la diversidad de la cultura de circo en la isla. Los cubanos son especialistas de números muy originales como la fuerza capilar, un ejercicio femenino en el que dos chicas se suspenden con el cabello necesitando mucho entrenamiento para acostumbrarse al dolor. Hay aquí también un número increíble de columpio, otro de báscula donde el acróbata hace un salto quíntuple en el aire lo cual es rarísimo; -podría estar en libro Guinness de récords-. También un número de barra rusa con un doble salto mortal invertido que es también algo excepcional”, explicó el director del Phénix, Alain Pacherie.

Pacherie también explicó a la prensa internacional durante la noche del estreno mundial, que la excelencia acrobática en Cuba es una herencia de la era soviética. En ese entonces muchos profesores de gimnastica rusos se instalaron en Cuba y legaron sus conocimientos a los artistas cubanos”. En total 20 coloridos cuadros, que llevan al público del asombro a la euforia, componen “Cirkacuba”, que también rinde un tributo a las raíces africanas de la isla, la cultura de los esclavos y el Carnaval.

Es bien sabido, además, que lo cubanos tienen mucho humor. Así que “Cirkacuba” cuenta también con la intervención de dos payasos que reciben a un turista francés que descubre la isla. “Nosotros los cubanos tenemos una idiosincrasia bien activa y movida, se puede decir que somos bien bromistas. El espectáculo muestra lo que sería un día en La Habana; es una manera de traer nuestra cultura y vivencias al público francés”, agregó Eduardo (payaso Metebulla).

“Cirkacuba” estará una temporada en el circo Phénix de París, Francia para luego encadenar con una gira por Suiza y Bélgica.

Simple Share Buttons