Septiembre es, junto a enero, el mes de las promesas. No son pocos los que han ‘vuelto al cole’ prometiendo que van a hacer dieta y que van a apuntarse a un gimnasio para compensar los excesos del verano. Pero puede que en no mucho no haya que obligarse a ir a hacer ejercicio para recuperar la figura. Tan solo hará falta tomarse una píldora y conseguiremos librarnos de los michelines.

Suena a ciencia ficción, pero científicos australianos han creado un fármaco que no consigue del todo este resultado, pero se le acerca, ya que aporta al organismo los mismos beneficios que la actividad física. Sus creadores, que trabajan para la Universidad de Deakin (Melbourne), aseguran que el medicamento es capaz de poner en marcha los mecanismos quema-grasas del cuerpo, consiguiendo así librarse de los kilos de más. Y todo sin necesidad de mover un dedo.

Ver fotos

La pastilla mágica ha sido probada con ratones con sobrepeso en condiciones de laboratorio. Y los resultados de este experimento no pueden ser más esperanzadores: pocos días después de suministrar el fármaco, los animales bajaron algo de peso. Pero el resultado más espectacular es que dejaron de tener problemas cardiovascularares.

Según Sean McGee, investigador jefe de la Universidad de Deakin, su equipo se topó con esta sustancia al analizar qué reacciones se desencadenan en los músculos de las personas que hacen ejercicio. De esa forma encontraron un químico que, si es suministrado mediante vía oral, es capaz de acelerar la quema de grasas, una de las acciones más habituales que ocurren en nuestro organismo cuando nos ejercitamos.

McGee advierte en declaraciones concedidas a una radio local de la cadena ABC que la pérdida de peso no es el principal beneficio de su fármaco, sino la eliminación de grasas que pueden ser perjudiciales para la salud. “Esta pastilla nos hace metabólicamente más sanos”.

Para el investigador, esta pastilla es el complemento ideal para todos aquellos que quieran hacer ejercicio físico, ya que dispara sus beneficios. “Los ratones a los que se la dimos mejoraron su rendimiento en la rueda que tenían dentro de la jaula. Parecía como si hubieran hecho mucho más ejercicio del que realmente hicieron”, asegura.

Otra de sus potenciales ventajas es la mejora en pacientes que tengan un elevado nivel de colesterol o en aquellas personas que sufran de diabetes tipo II.

Simple Share Buttons