Con seis metros de largo y esperando a una cría, este feroz animal se dejó grabar en las cálidas costas de la Isla de Guadalupe facilitando el estudio acerca de su especie.

Dos años demoró el biólogo marino Mauricio Hoyos Padilla, en mostrar el gran descubrimiento realizado en conjunto con otros investigadores, que revelaba a un gigantesco tiburón blanco, que sería el más grande del mundo.

Calcula que el pez nombrado como “Deep Blue”, tendría 50 años de edad aproximadamente y sería una hembra embarazada que con  2.267 kilos y 6.1 metros de largo se mueve libremente frente a las aguas de las costas de México.

Con respecto a este suceso Hoyos Padilla afirma que “durante noviembre y diciembre, hemos visto varias hembras embarazadas de tiburón blanco como Deep Blue en Isla Guadalupe, las que se alimentan de focas para satisfacer sus necesidades alimenticias y las de sus crías.”

Para muchos esto significaría un hecho terrorífico de ver, pero para el profesional es algo muy diferente:

“Cuando vi a Deep Blue por primera vez, había un solo pensamiento en mi mente: la esperanza”.

Es por esto que ha creado una organización sin fines de lucro llamada Pelagios-Kakunjá,dedicada a estudiar las especies marinas migratorias en el Pacífico mexicano, obteniendo muchos más estudios y conclusiones acerca de los tiburones blancos.

“Un tiburón de ese tamaño con al menos 50 años de edad me dice que los esfuerzos de protección y conservación se encuentran funcionando. Deep Blue se ha librado de los problemas y peligros inherentes del ser libre en la naturaleza, y de alguna manera ella ha encontrado su camino en el vasto océano” concluye

Comments

comments