El reconocido actor dió una entrevista por primera vez desde la separación de su ex pareja Angelina Jolie al medio GQ Style donde habló abiertamente de cómo está pasando este mal trago que ha supuesto este divorcio tan sonado en el mundo de las celebridades.

Habló de muchas cosas del divorcio pero sobretodo empezó la entrevista aclarando temas como por ejemplo el de sus hijos los cuales no quiere perder ni dejar de ver y que por suerte tanto él como su ex pareja están de acuerdo en que sea así. “Me niego a eso. Y afortunadamente mi compañera está de acuerdo. Es muy, muy inapropiado para los niños, que de repente tengan una familia destrozada”, reveló.

“Veo que le ha pasado a algunos amigos que cuando una pareja se separa hay uno que no puede contar su parte y sigue compitiendo con el otro y quiere destruirlo y alcanzar esa reivindicación atacándolo y en ese odio se van años de la vida. No quiero vivir así”.

Después de que se conociese la noticia de su divorcio, el actor fue investigado por algunos problemas que hubo con la violencia doméstica a lo que él mismo respondió confesando que durante cierto tiempo había tenido algunos problemas con la bebida.

“Estaba bebiendo mucho. Se estaba volviendo un problema. Y realmente estoy feliz de que haya sido ya un año y medio, lo que es agridulce, pero ya tengo control sobre mis emociones de nuevo”, expresó.

“Acabo de empezar terapia”, dijo Brad, cuya familia entera buscó asesoría individual y grupal después de la separación. “Me encanta. Me encanta. Tuve que ver a dos terapistas antes de encontrar el correcto”.

Comments

comments