Un pastor docente paraguayo fue acusado por presunto abuso sexual a un niño de ocho años de edad y el Ministerio Público de Asunción imputó y libró orden de captura para el supuesto pedófilo, profesor en una escuela de la ciudad de San Antonio, en el departamento central.
Según el relato de los padres del menor, una denuncia de la Consejería Municipal por los Derechos del Niño, Niña y Adolescente y un informe clínico forense existen demostrando fuertes indicios acerca del abuso sexual.

La fiscal encargada del caso informó que los familiares, de escasos recursos, mencionaron un cambio de conducta del infante y que el pastor le mostró a éste un vídeo con escenas de sadismo sexual.

El niño, que tiene indicadores de que fue abusado, afirmó la magistrada, y opinó que situaciones como estas naturalmente no son reveladas por la propia escuela, pues esta vez
los padres manifestaron haber recibido amenazas e intimaciones por parte de las autoridades escolares para no hacer la denuncia.

En la localidad paraguaya de San Antonio es altísimo el nivel de abuso sexual y ya va alcanzando al de hurto, el más recurrente en la ciudad, con un caso promedio por semana, aunque pueden ser hasta tres. En este caso el docente se expone a tres años de cárcel si se comprueba el abuso, pero de tratarse de la exhibición de un video pornográfico la sanción será solo de pagar una multa.

Califica de increíble cómo los directivos del colegio buscan un mecanismo para expulsar al niño, a quien tachan de conflictivo, e incluso se negaron a proporcionar los datos del sospechoso, a quien defienden al minimizar las declaraciones de la víctima.

Aunque el director de la escuela, Roberto Libardi, aseguró que el religioso ya fue apartado del cargo, negó haber tratado de protegerlo, así mismo garantizando que el alumno continuará en el centro y podrá volver a clases cuando la familia disponga.

Simple Share Buttons